PATATAS A LA RIOJANA

Se trata de un plato en el que hay que cuidar la calidad de los productos como es lógico y, en concreto, el linaje de la chicha. Esto es: el chorizo. Si no cuidamos esto, el plato no saldrá bien. Seguro.

Ahí van las coordenadas correctas para el éxito asegurado:

Tiempo estimado: 40 minutos en total, más el tiempo que decidas dejar reposar.

Índole: puede considerarse plato único para gentes de saque moderado.

Calorías: Bueno, hay que tener cuidado porque el chorizo, ya se sabe. No es menú para comer con frecuencia, pero está riquísimo y deja el cuerpo ligero y alimentado.

 

Ingredientes (para 4 personas):

4-6 patatas nuevas

1 chorizo picante para cocinar –la mejor calidad posible-

1 cebolla grande

1 pimiento verde tipo italiano

4 pimientos ahumados Caballo de Oros

1 guindilla grande y redonda Caballo de Oros

1 cabeza de ajos

Agua

Sal

2 hojas de laurel

Aceite de oliva virgen extra

 

Elaborando que es gerundio:

-Picamos la cebolla y el pimiento y lo ponemos a pochar en la olla

  • Añadimos la guindilla –quitando las pepitas previamente- y el laurel
  • Mientras todo esto se está haciendo a fuego lento, hemos cogido los pimientos de la Vera, quitamos las pepitas, machacamos la carne y echamos el polvillo resultante en agua templada. Reservamos.

-Pelamos las patatas y las cascamos

-Cortamos el chorizo en rodajas –sin piel-

-Cuando la verdura esté en su punto –blanquita, tierna, no pasada o quemada, ni se os ocurra que esto suceda, todo debe estar bien tiernito- se añaden patatas y chorizo y mezclamos.

  • Damos unas vueltas con la cuchara de madera.

-Incorporamos el caldito rojo con los pimientos de la Vera Caballo de Oros e incorporamos agua hasta que cubramos los elementos.

-Dejamos cocer durante una media hora, lo que tarden las patatas en estar en su punto, quitamos el fuego y dejamos reposar un par de horas. Es importante el

      reposo, sabe mucho más rico.

Debemos intentar sacar el máximo de materia grasa flotante que podamos (desgrasar) con un cucharón o herramienta útil para esta tarea. Así quedará mucho más ligero y el estómago no sufrirá y nuestras caderas mantendrán su volumen.

  • No olvidar sacar la cabeza de ajos y la guindilla redonda de la Vera si no quiere tener fuego en el cuerpo 😉

Origen de este plato

Dos de los principales ingredientes de las patatas a la riojana provienen del Nuevo Mundo. Se estima que la patata entró por Galicia en 1532 de mano de Pedro de Cieza de León, que la menciona en su Crónica de Perú. Los pimientos secos se supone que aparecen en la cocina española en la vega de Plasencia, llegados desde América.

Según los apuntes consultados de la Wikipedia, Quevedo menciona “negros chorizos” en 1624, lo que lleva a finales siglo XVII la época en que se comienza a utilizar el pimentón –pimientos secos triturados- en la elaboración del chorizo y demás alimentos tratados con esta especia.

Parece ser que el consumo en la Península de la patata en caldos nos lo trajo Napoleón con su invasión (Wikipedia): “En el siglo XIX este ingrediente entró en la cocina española. En la población de Aldeanuela de Ebro, lugar del conquistador Pedro Cieza de León, las patatas se empleaban para alimentar a los jornaleros, y allí durante las labores de trilla, las patatas de la era se mezclaron con el chorizo riojano conservado en las orzas –chorizo de la olla-.”