[vc_row][vc_column][vc_column_text]Hoy contamos con la colaboración de nuestra seguidora L.N.  Nos ha encantado este artículo, y desde aquí le damos las gracias por su desinteresada colaboración.

LA COSECHA DE “Caballo DE OROS” YA ESTÁ EN MARCHA

panoramica1_cosecha_2016
Lunes, 2 de agosto de 2016


Los campos de la finca “La Bobadilla”, un año más, nos volverán a devolver el resultado de las atenciones y cuidados que les hemos brindado. Los frutos de la tierra están listos para ser cosechados y sometidos al tratamiento de los expertos y a nuestros molinos de piedra. Ahora son diversas las tareas a desarrollar hasta conseguir el Pimentón de la Vera DOP Caballo de Oros que llevarás a tu mesa en los nuevos envases.

latas_antiguas_y_nuevas

Cómo hacemos el pimentón

MolinosUna vez seleccionados con esmero, los pimientos van a ser sometidos a la técnica de secado tradicional de la Vera, que es diferente al de otras zonas donde se cosecha este producto. Se trata de un proceso lento en el que, durante un periodo de entre diez a quince días, los frutos se someten a deshidratación mediante el calor que aporta un hogar de leña de roble o encina. Durante todo ese intervalo, con ojo experimentado y de forma sistemática los encargados voltean los pimientos hasta conseguir el grado adecuado de secado.

Nuestro pimentón debe su sabor, olor y color a este procedimiento; el humo de la leña confiere los especiales aroma y sabor y la estabilidad y tonalidad de su color se debe a la técnica de secado y al alto grado de fijación de los carotenos (que en los animales se transforma en vitamina A al ingerirlos) generados en el pimiento durante su cultivo en el microclima de la comarca de la Vera.

Una vez secos, los pimientos son trasladados a la fábrica para la molienda en los tradicionales molinos de piedra.

Durante la molturación (trituración o molienda) debemos prestar atención especial a la temperatura que alcanza el producto en este proceso pues es importante para obtener un polvo fino, uniforme y rojo de óptima calidad.

Cuando llegue a tu cocina, asegúrate de mantenerlo en un lugar fresco y seco, donde no le dé la luz, pues el pimentón molido pierde, aunque muy lentamente, su aroma y color. Y como probablemente sabes, se puede utilizar en sofritos para guisos de patatas, setas, carne etcétera; y no olvides que inmediatamente después de incorporarlo en el último momento del sofrito, se debe añadir líquido para que no se queme, que se echa a perder. También en crudo se incorpora sobre alimentos como patatas cocidas, pulpo, lacón, verduras, quesos… ¡Ay, ese pulpo a la gallega!

pulpo-a-la-gallega

Se entiende por pimentón con Denominación de Origen Protegida (DOP) “Pimentón de la Vera” el producto obtenido de la molienda de frutos totalmente rojos de las variedades del grupo de los ‘ocales’ jaranda, jariza y jeromín y de la variedad ‘bola’, ambas pertenecientes a las especies capsicum annun L y capsicum longum L, recolectados maduros, sanos y limpios, con el color característico de la variedad, libres de ataques de plagas o enfermedades y secados con leña de encina y/o roble mediante el procedimiento tradicional de la Vera.

Cosas que nunca os conté de Pedro Sánchez

Abuelo-PedroEn verano suelen apetecer bonitas historias; las largas jornadas con la familia, en el placer de charlas mientras la tarde se desmenuza entre frescas y leves brisas, se recuerdan historias del pasado que a veces los abuelos relatan a sus nietos y los padres a los hijos y así se transmiten, como siempre se ha hecho, el pasado al presente y el presente se conservará para el futuro. La tradición oral nos recuerda de dónde venimos. A dónde vamos y quiénes somos son otros cantares.

Hablamos con una de sus nietas, Susana Sánchez que con gran orgullo nos habla de esta gran tradición familiar. Estos días de cosecha le hemos preguntado sobre los orígenes de la explotación del Pimentón de la Vera DOP Caballo de Oros. Nos contó que sus bisabuelos regentaban una posada en Jaráiz de la Vera (Cáceres), donde también cultivaban viñas e higueras. Su hijo –abuelo de Susana, Pedro Sánchez- marchó a la mili, que le tocó en África, y al volver trabajó como dependiente en un almacén de textiles en Torrijos (Toledo). Pero él estaba enamorado de Rufina, de la que sabía que continuaba viviendo en Jaráiz, así que volvió al pueblo y casó con ella. “Mi abuela era una gran mujer, muy conocida y querida en el lugar. Alcanzó los 103 años…”, cuenta Susana. Pedro y Rufina montaron una panadería y también Pedro repartía centeno y pienso por toda la comarca. “El abuelo era un hombre emprendedor y de carácter muy sociable, con aptitudes de negociador y leal con los amigos, motivos que le hacían merecedor del aprecio de la gente.”

No le iba mal, pero la actividad en la que se había involucrado no le satisfacía, así que cuando se desencadena la Guerra Civil le surge la oportunidad de arrendar una finca de unas doscientas hectáreas, “La Corta”, a un conde orihundo de Sevilla; en ellas comienza Pedro Sánchez a cultivar los primeros pimientos y también tabaco, que son los cultivos tradicionales de la zona de la Vera. Y es en estas tierras donde surge el comienzo de los magníficos productos de Caballo de Oros.

A Pedro se le presenta de nuevo una buena oportunidad para su actividad; en el pueblo había un molino en venta que a él le venía muy bien y decide comprarlo, adquisición que supuso una mejora importante para los cultivos.

Marca desde 1938

plano-molinos-maton

Los primeros datos oficiales de registro de la marca Caballo de Oros datan de 1938, aunque durante la guerra parece ser que los vehículos de la fábrica fueron requisados, por lo que hubo un paréntesis en la producción del abuelo que se reanuda al finalizar la terrible lucha y, a partir de 1940, el negocio resurge gracias a que puede volver a cultivar las tierras y consigue suficientes recursos para adquirir la finca El Matón, de unas doscientas hectáreas, la mayoría ocupadas por encinas. “Con su constancia y tesón convierte todo ese campo en una gran extensión de  tierras de regadío para el pimiento y tabaco con ayuda de otro molino que construye para estos terrenos.”

“A partir de 1960 la fábrica se trasladará frente a estos antiguos molinos, que se irán modernizando, y la fábrica, que es la actual, se ampliará e irá también modernizándose según las oportunidades que vamos aprovechando de los avances tecnológicos.”

Pedro Sánchez López tuvo el reconocimiento de Caballero de la Orden del Mérito Agrícola en 1964.

Hoy día la explotación agrícola sigue trabajando, año tras año, sacando los frutos a la tierra y elaborando ese polvo rojo de oro que mejora el sabor de muchos de nuestros platos cotidianos y algunos otros que nos atrevemos a hacer y que, gracias a ese puntito de pimentón, a esa ñora desmenuzada con las yemas de nuestros dedos, a ese pimiento ahumado algo picante, dejan un toque delicioso en nuestro paladar.

panoramica2_cosecha_2016

redacción: L.N.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]