tasajoEl Tasajo Extremeño es uno de los productos más ancestrales de la gastronomía de nuestra preciosa zona del norte de Extremadura.

Este producto tiene su origen en los “cabreros” que andaban pastando con sus cabras por los cerros de la Vera. Cuando una cabra debía ser sacrificada, para aprovechar y conservar la carne durante mucho tiempo, se cortaba, se desgrasaba completamente y se hacían tiras bastante largas de aproximadamente 3 a 4 cm de ancho.

Un tasajo en el paladar es destacable por su suave picor y, sobre todo, su sabor intenso, no tanto como pueda parecer por su aroma, destacado evidentemente por el excelente pimentón de la Vera D.O. P Caballo de Oros. Hoy en día combinan a la perfección con una buena copa de vino o una fresca jarra de cerveza.

Se dice que es una de las delicatesen más aprovechadas y elogiadas de la cocina extremeña.

Estas tiras se adobaban con el tradicional Pimentón de la Vera D.O. P. Caballo de Oros, ajo, sal, orégano y agua. . Pasados unos días, estas tiras se ponían a secar al sol en verano o al humo en las cocinas de las casas. El resultado era la tira de tasajo  De esta manera se conseguía conservar carne todo el año.

Estas tiras de carne se cortaban en tajos, (de ahí la palabra tasajo). La tradición cuenta que después de cada jornada se lo “echaban pal bolsillo pa mascarlo y mascarlo y llenársele la boca de ese intenso sabor”. Cuenta además que los más afortunados lo hacían comer junto con el “chato vino”.

Lo habitual era realizarlo con carne de cabra, pero los que podían lo elaboraban con carne de venado, jabalí y mejor aún si era de cabra montés.

Nuestro tasajo se ha convertido en un alimento que se sigue elaborando y conservando de forma tradicional. El resultado es el de un bocado muy nutritivo y saludable por su bajo contenido en grasa.