pimenton-escudoEn Villalcázar de Sirga (Palencia) en la iglesia de Santa María la Blanca, existe un sarcófago de 1274, siglo XIII, donde reposan los restos de la segunda esposa del infante Felipe, hermano de Alfonso X el Sabio.

Dicha esposa se llamaba Leonor Ruiz de Castro y Pimentel, y en su mano aparece un pimiento. ¿Cómo es posible que exista un pimiento en el siglo XIII si este producto fue traído por Cristóbal Colon en el siglo XV?

Este sepulcro estuvo hasta 1909 situado en el Coro de la iglesia y estando allí fue abierta y cerrada en distintos años, (1497, 1702, 1815, 1844, 1857, 1865, 1897 y 1911). Además de ello en los 500 años de su existencia sufrió múltiples actos vandálicos. Hasta pasaron las tropas francesas ultrajando todas las tumbas en busca de tesoros, de ahí su gran deterioro.

  En 1926, tras una intensa restauración, el sarcófago fue trasladado al Crucero del mismo templo. Es aquí donde comienza el misterio del pimiento. Según parece, entre los desperfectos tan grandes que tenían la escultura se podía intuir que había algo que sujetaba la difunta entre sus manos. Se dice que seguramente los restauradores, no muy duchos en historia, al leer el apellido de la interfecta, Pimentel, y ver el blasón familiar dedujeron que aquella pieza rota y desparecida debería ser  un pimiento. Según los libros de la época la explicación es que lo que sujetaba Doña Leonor no era un pimiento sino un corazón.

Otro argumento que generaba enorme controversia era el apellido Pimentel de Doña Leonor debido al parecido con la palabra pimento. Por aquel entonces dicho apellido  fue otorgado por primera vez a D. Vasco Martínez Alonso Pimentel, muerto en 1283, o sea, más de dos siglos antes de Colón.

Pimentel es  un apellido judío deducido por el hecho de que en las páginas de genealogía sefardita encontramos registrado el mismo. Incluso, algunos informan que en el Museo de Tel- Aviv dedicado a las víctimas del Holocausto, hay una lista de apellidos de judíos en donde aparece registrado Pimentel. Buscando en el diccionario de los apellidos reza que el apellido Pimentel es sefardí y su  significado es “campo de Pimienta”.

Hay que tener en cuenta que nombre científico del Pimiento es Capsicum, y no guarda ningún parentesco con la pimienta a quien los científicos le bautizaron como Piper Nigrum, originaria de La India, especie ya utilizada por los Griegos y los Romanos.  ¿Pero quién es el culpable de tanta confusión? Pues un español y médico para mayor señas, su nombre, Diego Chanca Álvarez, galeno de la flota de Cristóbal Colon, este facultativo escribe en su diario: “Los indígenas de La Española, (Republica Dominicana y Haití), comían ñame con axi, que es su pimienta, y es mas fuerte que esta, y la gente no comería sin ella, pues es extraordinariamente saludable. Se podría cargar 50 carabelas de La Española”.

A modo de curiosidad os comentaremos que el infante Felipe se casó en primeras nupcias con una noruega, la princesa Cristina, que lo debió pasar  tan mal con el  infante Felipe que la princesa murió, se dice que de tristeza, cuatro años más tarde de su matrimonio, en 1268. El sepulcro de Cristina recibe la visita constante de turistas noruegos. La tumba se ha convertido en un símbolo del amor para las mujeres que no tienen novio, se acercan al sepulcro y tocan una campana para atraer al elegido.

Creo que aquí  se cierra un misterio que no lo es, y podemos seguir diciendo sin lugar a dudas que este gran producto, el pimiento, lo trajo Cristóbal Colón de las Américas hasta nuestras tierras de la comarca de la Vera, norte de Extremadura, que él mismo descubrió  las importantes propiedades que tenía  para la conservación de alimentos, y que hoy en día  este oro rojo se considera una de las especies más importante en la cocina española.